ser bella, empieza por la comida

Publicado por: Danielle Romero en: vida saludable en:

Danielle Romero, mamá, venezolana-mexicana, certificada como Integrative Nutrition Health Coach, estudia actualmente una “Maestría en Nutrición Infantil”. Escritora, conferencista y fundadora del espacio Jugos para el alma, una comunidad conformada con más de 450 mil seguidores que le ha permitido cambiar la vida de muchas personas. Danielle comparte con nosotros sus consejos para un estilo de vida saludable y consciente.

 

“La belleza exterior es un reflejo de tu interior”, recuerdo haber leído alguna vez. Lo entendí algunos años más tarde luego de haber pasado por distintas tallas y pesos, principalmente después de haberme convertido en mamá. La palabra dieta nunca tuvo gran transcendencia dentro de mi vocabulario, ni de mi estilo de vida poco saludable, así que te acostumbras "supongo" y aceptas la idea que el metabolismo te cambia después de los 30, que ya no tienes la energía de antes... que hasta el aire te hace subir de peso, o que es parte de ser “mamá”.

 

Pero la verdad es que tu interior, tampoco se siente bien y eso se proyecta frente al espejo y frente a los demás.

 

Entendí también que el interior no solo tiene que ver con el aspecto físico relacionado directamente con tener un organismo que funcione bien y un cuerpo saludable, tiene que ver también con tus pensamientos, actitud hacia la vida, tener un propósito, hacer lo que amas y sonreír. Una mujer que sonríe, auténtica, saludable, realizada y plena, es una mujer bella. A mis 40 años y después de dos hijos, las personas casi siempre dudan de mi edad y a decir verdad, me siento mejor que nunca.

 

Así que cuando escucho la palabra dieta, en el sentido de restricción de calorías, porciones y alimentos entro en conflicto porque en definitiva las dietas no funcionan. No son sostenibles a lo largo del tiempo y por lo general hay un efecto rebote. Algunas ni siquiera son saludables. Lo único que funciona es un estilo de vida saludable y consciente, crear hábitos perdurables y sostenibles:

  •  Evita alimentos refinados y los productos altamente procesados, oxidan, acidifican, envejecen, nos enferman y deprimen.
  • Adiós a las grasas vegetales hidrogenadas (grasas trans), relacionadas obviamente con la obesidad y  enfermedades cardíacas.
  • Reduce el consumo de carnes rojas y lácteos. Descalcifican y tienen efectos oxidantes y acidificantes en el organismo.
  • No a los embutidos, incluyendo el jamón de pavo bajo en grasa. Sus conservantes tienen efectos adversos a la salud.
  • No a los jugos azucarados, refrescos y gaseosas. El azúcar acidifica el organismo, al ser adictiva, afecta negativamente al cerebro, desencadenando en su estado de ánimo y comportamiento. Está relacionada con la depresión.
  • Come más vegetales, frutas ¡muchas! ¡crudas! Además de ser ricas en antioxidantes para una piel, cabello y salud radiante, están llenas de vida, ayudan a generar endorfinas, dopamina, serotonina, neurotransmisores relacionados con el bienestar y la felicidad, además reducen la ansiedad y depresión.
  • Incorpora los jugos y licuados verdes a tu rutina. Una forma práctica de incorporar más alimentos vivos a tu alimentación.
  • Practica el ayuno nocturno. Última comida a la 7:00 pm, ligera. Un licuado, una sopa de verduras. El organismo gasta mucha energía en el proceso de digestión, así que lo mejor es ir a la cama ligeros para que la energía se use en otros procesos vitales como la eliminación de toxinas y reparación celular.
  • Toma agua suficiente en el día y mantente hidratada. Más del 70% de nuestra composición es agua, así que es vital para mantenernos sanos. La deshidratación pone el cuerpo en tensión y aumenta los niveles de cortisol, la hormona relacionada con el estrés. Toma una taza de agua tibia con limón al despertar.
  • Incrementa tu dieta con alimentos ricos en ácidos grasos esenciales (omega 3 y 6) y vitamina E, como las semillas (chía, linaza, hemp, girasol), frutos secos (nueces, almendras, cacahuates), aceite de oliva, cereales integrales


Recuerda que comer bien es una forma de autorespeto y de amor propio. Cuando te alimentas saludablemente tienes mayor claridad mental, más enfoque, más energía, estás más conectada para atraer y lograr lo que quieres.

Sonríes, te sientes plena, y eso proyectas. Te aseguro que sí se puede encontrar el balance en nuestro atareado estilo de vida. Se trata de dedicarle tiempo a lo que amamos y priorizar correctamente nuestros objetivos.

Mantente activa: el ejercicio físico es indispensable, tiene efectos positivos directo sobre la salud física y mental, aumenta la producción de endorfinas para que te sientas más contenta, más cómoda con tu cuerpo y por supuesto, más bella. Descansa al menos 6 horas cada día, dormir adecuadamente reduce el envejecimiento y el estrés. Usa productos naturales para tu piel, amigables con el medio ambiente y libres de químicos. La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo con una increíble capacidad de absorción (60% de lo que apliquemos) y también es responsable de la eliminación de toxinas, así que comer saludable y evitar productos con ingredientes que la oxidan y envejecen es vital.

 

Recuerda que la piel es el primer reflejo de tu salud. Medita y sonríe, las adversidades siempre existirán, la diferencia está en tu actitud hacia éstas. Y que no se te olvide que la sonrisa siempre será tu mejor carta de presentación.

 

 

 

Para conocer más sobre Ere Perez: www.ereperez.mx

 

Comentarios

¡Sin comentarios en este momento!

Leave your comment

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre

Registro de una cuenta nueva

¿Ya tienes una cuenta?
Iniciar sesión O Restablecer contraseña